Este miércoles se vivió otro momento histórico para la ciencia y la tecnología nacional. El Arsat 2, segundo eslabón del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, fue lanzado desde la Guayana Francesa, tal como sucedió con el Arsat 1, en octubre de 2014.

Jorge Magoia, ingeniero nuclear de Invap -la empresa de la provincia de Río Negro-, habló en Sí 98.9 y compartió detalles del despegue y la función del satélite una vez ubicado en su órbita final.

“El lanzamiento es un momento especial. Se juega todo en muy poco tiempo”, señaló Magoia. Para quienes trabajan en el proyecto son horas fundamentales. Es que siempre hay margen de error y, de hecho, el ingeniero recordó la frustrada experiencia del SAC-A, que se quemó al entrar en la atmósfera en octubre de 1999.

Pero hay optimismo, y si sale todo bien el Arsat 2 tendrá un largo recorrido hasta llegar a su posición final. “Después del lanzamiento serán varios días de trabajo que tiene que hacer el satélite para posicionarse. Hay una apuesta de ‘prendido parcial’ hasta que con su sistema de propulsión llega a su órbita final y luego un período en el cual se van encendiendo todos los sistemas hasta que llega el momento de operación comercial, donde se empiezan a vender los servicios de televisión, internet, telefónica”, explicó Magoia.

El Arsat 2 inició la misión identificada como Va 226. Se estima que el satélite atraerá 600 millones de dólares en 15 años por la venta de servicios.