Los mapas 3d que hablan nacieron para ayudar a no videntes a ubicarse mejor dentro de las instalaciones y hoy son una alternativa que empieza a verse en museos, universidades y grandes instituciones de todo tipo. Los gps hay ayudado mucho a la integración de gente con capacidades diferentes, pero dentro de los edificios no tienen señal, por eso la opción de un mapa 3d que responde al tacto con sonidos e indicaciones empieza a ser la solución elegida. 

Hace tres años el Centro de diseño y acceso inclusivo de la universidad de Búfalo instaló su primer mapa 3d interactivo en el Carroll Center for de Blind, en Massachusetts. Ahora sueñan con que proyecto alcance diferntes espacios más alla de aquellos dedicados exclusivamente para no videntes.