Jefes de Estado y de gobierno y otros dignatarios de todo el mundo reaccionaron hoy, algunos con mayor afecto y otros con distancia, a la muerte del líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y entre todos ellos resaltó el presidente de Francia, François Hollande, quien pidió que el embargo de Estados Unidos a la isla "se levante definitivamente".

El socialista francés aseveró: "Castro supo representar para su pueblo el orgullo del rechazo de la dominación exterior. Fue una figura del siglo XX. Encarnó la Revolución cubana, tanto en las esperanzas que suscitó como después en las desilusiones que provocó".

Desde el vaticano, el papa Francisco manifestó su "pesar" por "la triste noticia" del fallecimiento de su "hermano" Castro y ofreció "plegarias al Señor por su descanso", en una nota dirigida al presidente cubano, Raúl Castro.

El ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula Da Silva compartió sus palabras y una imagen desde su cuenta en Twitter, con un sentido y escueto "descanse en paz, compañero Fidel":

El presidente ruso Vladímir Putin expresó que "la Cuba libre e independiente que creó junto a sus correligionarios se convirtió en un miembro influyente de la comunidad internacional y sirvió de ejemplo inspirador para muchos pueblos y países".

En un escueto e irónico mensaje, el presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump exclamó desde su cuenta oficial de Twitter: “Fidel Castro está muerto”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que a "todos los revolucionarios del mundo" les "toca seguir con su legado" y agregó que tanto Castro como el fallecido ex mandatario venezolano Hugo Chávez "dejaron abonado el camino de la liberación" de los pueblos latinoamericanos.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, sostuvo que Castro fue un "referente emblemático del siglo XX" y "gran amigo" de su país, mientras el mandatario de Ecuador, Rafael Correa, manifestó que "se fue un grande".

A la vez, el presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó que Castro enseñó "a nunca rendirse y a levantar la voz frente a quienes tienen políticas de dominación", y el mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez, lamentó "este triste acontecimiento". También se expresó desde sus redes sociales con cariño hacia el ex mandatario cubano:

El presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy expresó sus condolencias “al gobierno y autoridades cubanas por el fallecimiento del ex presidente Fidel Castro, una figura de calado histórico".

El presidente de China, Xi Jinping, señaló que "el pueblo chino ha perdido a un buen y verdadero camarada" que "vivirá eternamente".

El canciller del Reino Unido, Boris Johnson, sostuvo que la muerte de Castro "marca el fin de una era para Cuba y el comienzo de una nueva era para el pueblo de Cuba".

El presidente de la Comisión Europea (CE) -el órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE)-, Jean-Claude Juncker, dijo que Castro "fue una de las figuras históricas del siglo pasado" y añadió que con su fallecimiento "el mundo pierde a un héroe para muchos", cuyo legado "será juzgado por la Historia".

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte subrayó que la persona de Castro “se extiende por un periodo que comprende la crisis de los misiles en el punto más crítico de la Guerra Fría, pero también el "apretón de manos entre su hermano Raúl y el presidente Obama". El líder holandés no pasó por alto tampoco que, durante su gobierno, hubo "violaciones graves de los derechos humanos".

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, manifestó: "Con la marcha de Fidel Castro, indudablemente se pasa una página importancia de la historia política mundial". Michel pidió que el recorrido político de Castro pueda "ser estudiado en su justo valor", sin olvidar que fue acusado por una parte de los cubanos y de la comunidad internacional de haber suprimido libertades económicas y políticas en su país.

El presidente de la India, Rashtrapati Bhavan: "Condolencias de corazón por la triste desaparición del líder revolucionario de Cuba, ex presidente y amigo de la India, Fidel Castro".