Hoy fueron noticia por ser víctimas de la violencia ante las cámaras, en vivo. La periodista Alison Parker y el camarógrafo Adam Ward, de una emisora afiliada a la cadena de televisión CBS en Virginia, murieron este miércoles al recibir varios disparos mientras estaban informando en directo en una zona comercial de la localidad rural de Moneta, a manos de otro periodista identificado como Vester Lee Flanagan. 

¿Qué se sabe de ellos?

Alison Parker tenía 24 años y había nacido en Virginia. Había crecido en la ciudad de Martinsville. Fue a la Universidad James Madison University, donde trabajó en el diario de la institución en 2012. Había trabajado primero como interna en CBS y después en mayo del año pasado había comenzado a trabajar como periodista en el turno mañana. 

Kimberly McBroom, la presentadora del noticiero, describió hoy a Parker como una "rockstar". "Le pedías cualquier cosa, y ella podía hacerlo", dijo.

Parker estaba saliendo con otro periodista, que estaba en el noticiero de la tarde, Chris Hurst, quien dio muestras de su angustia y tristeza en Twitter.

Adam Ward, de 27 años, se había graduadio de Virginia Tech en Blacksburg, donde estudió Comunicación. Trabajó para la estación desde julio de 2011. Estaba comprometido con una de las productoras del segmento matinal, Melissa Ott. Ella estaba en la producción del programa de noticias en donde se emitió en vivo el asesinato de Ward y su compañera.

Cuentan que hace unos días, Adam le había llevado globos a su novia al canal para celebrar que ella había sido contratada por un canal en Charlotte, Carolina del Norte, adonde tenían previsto mudarse pronto

La policía estatal dijo a la cadena WSBJ7 que el tirador fue identificado como Vester Lee Flanagan, conocido en los medios como Bryce Williams. Se suicidó cinco horas después del tiroteo en el que murieron Parker y Ward. Flanagan se quitó la vida en la autopista I-66 a su paso por el condado de Faquier después de una espectacular búsqueda y persecución policial que se prolongó durante unas cinco horas y obligó a cerrar las escuelas del área y poner a la población en máxima alerta.

El presunto asesino se aproximó por detrás a los reporteros, de manera que solo la entrevistada podría haberlo visto, y les disparó, según un vídeo publicado en Internet que supuestamente habría grabado el propio agresor y en el que puede verse su pistola. En las imágenes que pudo grabar el camarógrafo antes de morir se oyen unos disparos, se nota como la cámara cae al suelo y rueda, mientras se oyen gritos hasta que finalmente queda interrumpida la emisión.

Amigos de los fallecidos pidieron hoy en redes sociales que se los recuerde por su vida y no por su muerte: