Un periodista del canal de noticias Kurdistan 24 TV pasó un momento extremo cuando transmitía en vivo frente a tanques de guerra que realizaban un operativo, y de pronto se produjo un estallido a muy poca distancia de sus espaldas mientras filmaba en vivo.

Más curioso fue que tras la explosión, el reportero (que vestía un chaleco antibalas), siguió la transmisión a pesar del peligro, al parecer acostumbrado a esta clase de sucesos peligrosos.

Luego se supo que la explosión fue la de un coche bomba suicida, instalado por los terroristas del Estado Islámico (ISIS).

El blanco del ataque habrían sido los tanques de guerra del ejército iraquí, pero los yihadistas no lograron destruir ninguno en ese atentado.

El ataque, según consigna Daily Mail, se produjo luego de que un combatiente kurdo chocara su vehículo contra un coche bomba de ISIS para salvar a otros soldados en Irak.