Las provocativas intervenciones urbanas que el artista estadounidense Mark Jenkins realiza con maniquíes sorprenden a cualquiera que se las encuentre andando por las calles de Río de Janeiro, Barcelona, Washington o Londres.

Jenkins entiende su arte como una forma de hacer participar a la gente de su "teatro urbano" ya que, los maniquíes que ubican en terrazas, contenedores de basura, sentados en lugares públicos con pose amenazante o incrustados en la pared, que se parecen bastante a escenas de obras o películas.

Cualquiera que se encuentre caminando por la calle mirando su teléfono o metido en su rutina, se sobresaltaría al chocarse con las esculturas urbanas del ingenioso artista, al tiempo que se convertiría en un personaje de una especie de obra de teatro experimental.

Jenkins inició su carrera artística en los suburbios de Río de Janeiro y desde entonces no paró de generar polémica con sus creaciones, solo o asociado con otros artistas como Sandra Fernández, con quien realizó “Glazed Paradise”, uno de sus últimos proyectos en el que conviven sus esculturas con otras de plástico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#backstretch #lodzmurals

Una publicación compartida de Glazed Paradise (@glazedparadise) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#theramennoodle

Una publicación compartida de Glazed Paradise (@glazedparadise) el