Sí, es una cuestión de muy mala suerte, de esas que parece que los planetas se alinearon en contra de este pobre arquero que creyó que tenía todo hecho, pero no. Se trata de un gol que parecía que no era, pero que al final fue.

El partido enfrentaba al Bangkok Sports Club y el Satri Angthong, dos equipos tailandeses. En la tanda de penales, el jugador tira, da al travesaño, y el arquero lo celebra. Nada de discreción, está tan contento que sale corriendo a festejar.

La pelota se va al cielo hasta que rebota de forma extraña, hasta el punto de que algunos usuarios en Facebook cuestionan si se trata de un fake. El caso es que la bola se dirige hacia el arco y termina dentro.

Al final, el equipo anotador terminó ganado la tanda de penales gracias a este gol, todo un despropósito para el arquero que creyó que era su día de suerte cuando en realidad fue su máximo fracaso.