La mañana es fría y con niebla. Un día otoñal sin lugar a dudas con la necesidad de ponerse un  abrigo desde temprano. Claro que después algo de sol entre las nubes calentará la ciudad y solo queda la remera porque se esperan 27 de máxima para la tarde.

Pero hasta que esa hora llegue el destino otoñal está en marcha. No habrá viento que enfríe aún más. Ya no serán las mismas mañanas de ahora en más. Costará cada vez más arrancar porque son más oscuras y frías.