A una semana de implementadas las nuevas restricciones por parte del gobierno de Santa Fe, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, consideró que por el momento tuvo buena recepción. "Se verifica claramente la reducción de la movilidad, porque los rosarinos y rosarinas han comprendido la medida en el momento más complejo". 

"Necesitamos reducir la velocidad de los contagios, casos vamos a tener, pero no podemos tener esa velocidad que comprometa el sistema que está en un momento muy complejo. Ha habido un acompañamiento evidente que se verificó en la calle", relató en Laocho, aunque no adelantó aún si la medida se va a prorrogar.

Según explicó el intendente, después de un escenario muy bueno de meses con escasos o nulos contagios,  todo cambió a partir de las "reuniones familiares, juntadas con más personas de las permitidas, y con el cambio de actitud". "Ahora vemos cómo avanzó el virus".

A la vez sostuvo que se conversa continuamente con los sectores para equilibrar las decisiones. "Se va a volver a funcionar pero debemos extremar los cuidados más que nunca, sino se va a afectar a los sectores más al límite", finalizó.