Newell’s se trajo este viernes un triunfazo de Avellaneda que no estuvo exento de polémicas. Es que el árbitro del encuentro, Mauro Vigliano, omitió un claro penal a favor de la Lepra cuando el partido se encontraba empatado. Tanto los dirigentes como los hinchas estallaron de bronca.

“Basta loco basta. A mí no me cambia haber ganado el partido. No lo puedo creer todavia. Me tienen harto. ¿Qué es lo que no ve el línea? La cancha se quedó callada esperando a ver qué pasaba. Lo vieron 40 mil personas menos dos”, dijo en declaraciones radiales Sebastián Peratta, el Director Deportivo del club.

Por su parte, la cuenta de Twitter oficial de Newell’s publicó la foto del momento del agarrón de la camiseta por parte del jugador del “Rojo”, Cecilio Domínguez, y arrobó a la marca que viste a Lepra junto a un gestito de idea, en claro tono irónico sobre la calidad de la prenda.

Cabe señalar que Vigliano no sólo no cobró la clara infracción sobre el capitán leproso cuando promediaba el segundo tiempo, sino que luego lo amonestó por protestar. Sin embargo, Maxi se pudo desquitar y terminó convirtiendo el gol de la victoria hacia el final del partido.