La despedida de Marco Ruben de Rosario Central fue un derroche de cariño auténtico de los hinchas canallas a su último y más entrañable ídolo. Al término de la conferencia de prensa que brindó este lunes, previo a su partida hacia Brasil para alistarse en su nuevo club, Athlético Paranaense, el delantero se entregó a los abrazos y selfies de sus simpatizantes.

Trascartón, la red social Twitter explotó de mensajes hacia el futbolista bajo el hashtag #GraciasMarco.