El local de Mendoza al 800 donde hace tres años ocurrió la trágica muerte de un músico.
El local de Mendoza al 800 donde hace tres años ocurrió la trágica muerte de un músico.

El juez Juan Andrés Dónnola resolvió este lunes absolver al inspector Pablo Akerman, quien había sido acusado de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de documento público en la causa por la muerte del bajista Adrián Rodríguez en el Café de la Flor.

El funcionario de 39 años había sido acusado por la fiscal Valeria Piazza Iglesias por los delitos de Incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de documento público, y este lunes llegó al final del juicio con la lectura del fallo por parte del tribunal. Asimismo, se solicitó la pena de tres años de prisión de ejecución condicional y diez años de inhabilitación especial. 

En el momento del hecho, Akerman cumplía la función de verificador técnico de la Secretaria de Control y Convivencia Ciudadana de la Ciudad de Rosario, por lo que se lo responsabilizó de omitir el control del cumplimiento de las condiciones de habilitación del local comercial y de no dar aviso al Colegio de Ingenieros de Rosario para que realicen el control y aprobación del tablero eléctrico del local.

En el proceso se lo inculpó, además, de insertar declaraciones falsas en los informes y en la posterior verificación, ambos instrumentos públicos de la Municipalidad, confirmando que el local comercial se encontraba en condiciones para desarrollar su actividad, sin haber ido a la verificación el día 8 abril 2015 ni corroborar los puntos observados el 1 de abril de 2015. 

Actualmente, Akerman se desempeña como coordinador de la Dirección General de Habilitaciones de industrias, comercios y servicios de la Municipalidad de Rosario, puesto al que llegó promovido al año siguiente de lo ocurrido en el Café de la Flor.

La investigación se inició con la muerte del músico Adrián Rodríguez, quien se electrocutó mientras tocaba con su banda Raras Bestias en el Café de la Flor, el 12 de octubre de 2015. En tanto, Fernando Campodónico (el electricista) y Ariel Scharf (dueño local), también acusados por este hecho, se encuentran a la espera del inicio del juicio oral.