Un video que registra un insólito hecho en la ciudad de Nashville, en Estados Unidos, se hizo viral en pocas horas. Es que las imágenes captadas por un vecino son por de más de curiosas: se trata de una rana que brilla en la oscuridad.

No es la aparición de un nuevo anfibio, sino una rana común y corriente que luego de comerse una luciérnaga se prende y apaga. Si bien la escena podría ser digna de un dibujito animado, es real y tiene una explicación.

Según los especialistas, se trata de un proceso químico y orgánico que crea el brillo llamado bioluminiscencia. Esto no significa que la luciérnaga este viva, ya que al ser un proceso químico perdura más allá de la vida del insecto.

Hasta que la luciérnaga sea absorbida por el sistema digestivo de la rana, el saltarín animal seguirá brillando intermitentemente.