Iván y Magui son dos jóvenes rosarinos que le pusieron el pecho a la cuarentena y decidieron festejar su boda con toda su gente con catering, juez y testigos, dress code, mesas, fotógrafo y hasta el DJ después de las 12 de la noche de este sábado. Todo preservando la distancia social con la cita virtual en la plataforma Zoom. 

“Hace un año veníamos organizando nuestra boda para el 9 de mayo. Pensamos qué hacíamos si llovía o si hacía mucho frio, pero esto de la cuarentena se escapó de nuestros cálculos. Con los días nos hicimos ya la idea que no íbamos a poder concretar la bota de forma tradicional, pero hace unas dos semanas pensamos si podíamos hacer algo igual”, contó Iván a Rosarioplus.com con evidente entusiasmo, a pocas horas de la fiesta virtual.

Los alrededor de 200 invitados que tenían en el salón ahora son 250: se sumaron los cónyugues de muchos, y los amigos de otras ciudades del mundo Barcelona, Tarragona, París y Zaragoza. Los beneficios de una boda virtual.

“Nos daba cosa pensar que ese día ibamos a estar en casa sentados mirando tele como un día más, y le buscamos la vuelta para ver cómo armarlo para pasar una noche genial con nuestros seres queridos”, recordó, y comenzaron a pensar qué plataforma usar para que participen en simultáneo los 250 invitados, para que todos puedan ver la ceremonia, ya que “es con una ciber jueza (simbólica que representa una amiga) y seis testigos, tres de cada uno”.

Las pantuflas del novio, en adelanto
exclusivo a este medio.
Las pantuflas del novio, en adelanto exclusivo a este medio.

La pareja aclaró en la invitación: aunque sea en casa, hay igual dress code: “Vestirse formal de la cintura para arriba, y debajo de entre casa, y la idea es que participen desde la parte más cómoda que quieran de su casa”.

La cena será en grupos de amigos y de familia, y para eso se abrirá varias salas de grupo: “Nosotros pasaremos de sala en sala para charlar un rato y para la foto grupal”.

La gente del catering organizó el menú especial para la boda, y se envió a cada uno de sus contactos “para que pidan si no querían cocinar, y también está la opción de llamar al bar de nuestros amigos de Esquina Alvear, y hasta la gente de la decoración nos mandó para decorar y la previa". Todos se coparon: el DJ del salón que habían contratado se quiso sumar, y desde las 12.30 habrá música en vivo.

El civil lo harán cuando termine la cuarentena, y consultados Iván y Magui sobre lo primero que harán una vez que se abra del todo, no dudaron: “Abrazaremos a todos y comeremos un buen asado todos juntos”.

Las fotos de previa de la fiesta, las hicieron en una sesión de Zoom con el fotógrafo, que les pidió que posen mientras su cámara disparaba las imagenes para eternizar sus atuendos para la especial ocasión, que viven virtual y simbólicamente muy acompañados.