En los últimos días se convirtió en viral un video de un escurridizo perro al que su dueño lo estuvo buscando un buen rato antes de encontrarlo. 

Cuando el dueño no supo más en dónde buscar a Raven, su perro, ya sabía exactamente a dónde tenía que ir. Es que al parecer el cachorro tiene la costumbre de acompañar la siesta de su hija. Como guardián, por su puesto, para velar por el sueño de la pequeña. 

Sin embargo, cuando fue descubierto no se alteró mucho y siguió, como corresponde, descansando con su protegida.