Resulta que la menor del mediático clan Kardashian, Kilie, tiene una boca voluptuosa que le apareció “sorpresivamente”. En una foto estaba con su finos labios de niña, y en la siguiente estaba con una boca que evoca la de Raquel Mancini.

Como esta pequeña es furor en redes sociales dentro de su grupo etario, muchos adolescentes empezaron a experimentar distintos métodos para poder lograr esos labios. El resultado es digno de la casa del terror.

No se trata de una cirugía, sino de succionar adentro de un vaso hasta inflar los labios y lo llaman el desafío Kilie. Luego suben las fotos con el antes y después del experimento. Lo que se ve no son sólo labios voluptuosos, sino que se los ve preocupantemente morados y deformes. 

Sus nuevos rostros son caricaturescos, tanto como la expresión de ellos cuando se ven reflejados. Una peligrosa travesura de red social que, ojalá, apenas dure unos días.