Una tortuga cabezona (Caretta caretta) de 59 kilos que había quedado enredada en las redes de un grupo de pescadores artesanales, fue devuelta durante la mañana de este lunes. El hecho ocurrió en la costa atlántica, en la localidad de San Clemente del Tuyu y del operativo particpó la Fundación Mundo Marina junto con los mismos pescadores artesanales que la encontraron enredada en sus redes. La desenredaron, sanaron y cuando estuvo apta la regresaron para que nade libre por el mar.

Claudio Silva y Richard Marin se encontraban embarcados en aguas de la Bahía Samborombón, a la altura de San Clemente, cuando detectaron al reptil y enseguida dieron aviso a la Fundación Mundo Marino del hallazgo que rápidamente lo trasladaron hasta el Centro de Rescate. 

“Hace varios años que venimos trabajando con la comunidad de pescadores artesanales para generar conciencia sobre cómo colaborar en la conservación de estos reptiles marinos, muchos de ellos en diversos estados de vulnerabilidad, según la especie. En ese sentido, les explicamos cómo darles los primeros auxilios cuando se enmallan en sus redes”, explicó Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la Fundación Mundo Marino. 

Antes de darle el alta médico, al animal se le extrajeron muestras de sangre, piel y caparazón: “Los parámetros sanguíneos eran normales. Las distintas muestras de tejidos las tomamos para poder analizar la ecología trófica de estas especies y poder conocer cómo es la cadena predatoria de estos reptiles en el Río de la Plata”, aclaró Álvarez.

Sobre el estado del animal encontraron que la tortuga tenía una gran cantidad de algas y organismos marinos invertebrados en su caparazón. Esto es consecuencia de que se encontraba en un estado de letargo compatible con la “brumación”, un mecanismo habitual en estos animales por el cual en vez de migrar hacia zonas más cálidas, hibernan en aguas frías y disminuyen su metabolismo para ahorrar energías.

 

Regresan al mar una tortuga cabezona de 59 kilos que quedó atrapada en redes de pesca