Una nueva legislación laboral aprobada por el Parlamento de Portugal prohíbe a los empleadores comunicarse con los trabajadores fuera de su horario habitual por teléfono, mensaje o correo electrónico.

"El empleador debe respetar la privacidad del trabajador", incluidos los períodos de descanso y tiempo en familia, estipula la nueva ley. Toda violación, continúa, constituye una falta "grave" y podría resultar en una multa.

Una regla similar otorgó a los trabajadores franceses el derecho de ignorar los correos electrónicos de trabajo fuera del horario laboral en 2017.

La nueva política de Portugal es parte de la legislación que regula el teletrabajo. Los empleados ahora tienen derecho a optar por no hacer trabajo remoto si así lo desean, pero también pueden solicitar el acuerdo si es compatible con su trabajo.

La medida también estipula que los empleadores son responsables de proporcionar a los trabajadores las herramientas adecuadas para realizar su trabajo de forma remota. Deben reembolsar a los trabajadores cualquier gasto adicional, incluido cualquier aumento en las facturas, como electricidad y gas, en que puedan incurrir mientras trabajan desde casa.

La firma de investigación Gartner estima que los trabajadores remotos representarán el 32% de la fuerza laboral mundial para fines de 2021, en comparación con el 17% en 2019.