Una vez más Jimena Barón vuelve a estar en el centro de la polémica. Esta vez la cantante compartió en su cuenta de Instagram, donde siempre se muestra muy activa, unos particulares afiches en la vía pública.

En los carteles, se observa una imagen suya luciendo lencería de encaje, sosteniendo un pancho en la mano y un número de teléfono. Junto a la publicación, la cantante se remitió a poner el emoji de un teléfono. 

En los últimos días, la artista le había adelantado a sus seguidores en Twitter: “Si andan por la calle, presten atención”. Y en otra publicación, Jimena puso ante las consultas de sus fans: “No me dejan decir nada pero falta muy poco”.

Cualquiera podría pensar que es una simple broma o solo unas cifras arrojadas al azar, pero no, si se llama a esa combinación, la voz que se escucha desde el otro lado del teléfono es la de la mismísima Barón.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de J MENA (@jmena) el

Si bien todo sigue siendo un misterio, que seguramente apunta a un nuevo tema o clip de la cantante, la imagen ya puede observarse en la vía pública y hasta en los aviones que en la costa publicitan productos.

En un claro guiño a la contratación de servicios sexuales, la jugada de marketing de la cantante generó revuelo en las redes sociales. El formato es utilizado muchas veces por los proxenetas para prostituir a mujeres víctimas de trata y la banalización del tema generó el repudio inmediato.