Se trata de un fenómeno astronómico único que podrá observarse entre el 16 y el 22 de diciembre. Lo que se conoce como la Estrella de Belén es la aproximación de las órbitas de Júpiter y Saturno hasta que parecen una sola estrella, y es según lo que relata la leyenda la que guio a los Reyes Magos hasta Jesús.

Este fenómeno no ocurría desde 1226, es un hecho histórico y también se lo conoce como la "Gran Conjunción".  Para la ciencia será el momento en que Júpiter y Saturno se aproximen tanto que estarán apenas a "una décima de grado de distancia", según la estimación de Planetario Adler de Chicago, en el estado de Texas. Sin embargo, aunque vayan a verse casi pegados en realidad “estarán separados por cientos de millones de kilómetros".

Se trata de un fenómeno físico y también óptico que permite ver casi como un único astro de increíble brillo y volumen al mayor planeta del sistema solar, Júpiter,  y “al lado”, al segundo, Saturno, con sus anillos gaseosos visibles incluso desde la Tierra. 

El fenómeno es visible a partir de este 16 de diciembre, pero el mejor momento de observación será entre el 20 y 22 de diciembre, para despuntar el espíritu navideño. En un año tan átipico el cielo del 2020 se despide generoso.