Netflix empezó en el mes de marzo a probar una nueva función en Chile, Costa Rica y Perú que permite agregar cuentas para hasta dos personas que no viven en la misma casa por un costo mensual adicional para el titular.

A través de este sistema, la plataforma de streaming habilitó una nueva función en dichas regiones para “agregar miembros adicionales”. La opción estuvo disponible en los planes Estándar y Premium del servicio. 

Tras la aparición de estos rumores, las acciones de Netflix cayeron pese a que todavía no puso fin a las contraseñas compartidas, algo que ya está haciendo enojar a muchos suscriptores. De hecho, casi la mitad comparten contraseña. 

“Si tienes una hermana, digamos, que vive en una ciudad diferente, y quieres compartir Netflix con ella, eso es genial”, explica Greg Peters, director de operaciones de Netflix, durante la presentación de resultados.

“No estamos tratando de cerrar ese intercambio, pero le vamos a pedir que pague un poco más para poder compartir con ella y para que obtenga el beneficio y el valor del servicio, pero también obtenemos los ingresos asociados con esa visualización”, agrega.

Según Peters, esto se implementará a nivel mundial en 2023. El CEO, Reed Hastings, también dijo a analistas que la compañía considerará una opción de suscripción de menor precio con publicidad.

"Para establecer sus expectativas, creo que vamos a pasar un año más o menos iterando y luego implementando todo eso para que podamos lanzar esa solución a nivel mundial, incluidos mercados como Estados Unidos", comentó.

Al momento quedan algunos interrogantes como lo que podría ocurrir si el titular de la cuenta compartida decide no pagar la tarifa adicional.