Ante la venta de animales domésticos como si fueran meros productos, es importante reforzar la idea de que siempre es mejor elegir la opción de adoptar animales que nacieron en la calle o que necesiten una segunda oportunidad frente al abandono o el maltrato.

Por eso un bar que abrió recientemente sus puertas, no solo ofrece la posibilidad de tomarse un cafecito, sino también la oportunidad de ayudar a una buena causa.

Se llama "Alfie's Island Café" y mientras los clientes comen o toman algo, pueden conocer y jugar con perros dentro del local. La mejor parte es que en el que caso de peguen onda, está la opción de poder adoptarlos y volverse con una nueva mascota.

En el caso de que no quieras adoptar ninguna mascota, con el solo hecho de tomar un café también se las puede ayudar ya que el local también funciona como un centro comunitario y refugio de perros rescatados.