Mucha gente deposita en los programas y películas infantiles, un voto de confianza para que le enseñe cosas positivas a sus hijos. Y obviamente todo esto viene en combo con todo el merchandising que se le pueda exprimir a una marca: desde juguetes y videojuegos hasta útiles de la escuela, todo. Pero lo que encontró una madre australiana en un libro de Disney, sin duda escapa a lo que se pueda esperar de la empresa de Mickey.

En un supermercado compró un set de libro y maquillaje para el cumpleaños de su hija menor, pero descubrió que no sólo había dibujos para colorear y actividades infantiles. El libro se llama "Diario Secreto de Frozen 2", y vaya si tenía secretos: en la primera página del libro apareció trae una larga y detallada lista de posturas sexuales, lugares para hacerlas y sex toys.

"Sexo oral", "sexo anal", "la postura del perrito" o "el misionero" son algunas de las posiciones enumeradas entre imágenes de Elsa y Ana, las protagonistas de Frozen. "Normalmente no revisas estas cosas. Si estuviera en la sección de adultos del supermercado lo entendería, pero no en la de libros para niños", declaró a Daily Mail.

Afortunadamente, la pequeña e inocente Millie no lo entendió, pues está en preescolar y apenas sabe leer. Y lejos de enojarse, la madre no aceptó el reembolso que le ofreció el supermercado, y se lo quedó para "reírse".

¿Qué dijo el supermercado? "Nuestros equipos se comprometen a entregar productos de gran calidad a precios bajos para que todos los puedan disfrutar. Por eso sentimos mucho -y estamos muy avergonzados- al enterarnos de esta experiencia", declaró un portavoz de Kmart. "Esperamos que este sea un incidente aislado, pero hemos decidido retirar este artículo de la venta para estar seguros".