La ex vedette Adriana Brodsky aseguró que "habla" con Alberto Olmedo, el capocómico rosarino fallecido trágicamente en 1988, en Mar del Plata. La ex bebota –hoy, con 65 años– reapareció en el programa de América Es por ahí, para repasar esos años de gloria en su carrera, donde se hizo famosa por sketches como el del Manosanta.

"Yo me estudiaba un choclo tremendo y ‘el Negro’ improvisaba. Hay seres que nacen con ese don. Ya con solo mirar la cámara la gente se reía. No necesitaba texto, inventaba todo. Fue un gran precursor. Tenía una gran ternura y mucha calidez", contó Adriana, hoy retirada de todo escenario.

 

El humor de Olmedo con Brodsky, eficaz en los '80, pero plagado de sexismo y cosificación de la mujer, con el enfoque actual.
El humor de Olmedo con Brodsky, eficaz en los '80, pero plagado de sexismo y cosificación de la mujer, con el enfoque actual.

 

También recordó cuando el actor murió: "Yo estaba trabajando en Carlos Paz cuando se murió el Negro. Fui la única del elenco que ese verano no fue a Mar del Plata (...) Para ese año había muchos planes, una película. Trabajábamos de lunes a lunes, 24 horas por día, en esa época".

"Si hubiese sido otra la que estaba en mi lugar, le hubiera pasado lo mismo. Realmente era un ser muy especial", añoró la Brodsky, y sin decir agua va, contó una intimidad que dejó azorados a sus interlocutores: "Yo hablo con el Negro. Sí, estoy loca", dijo y abundó en la clase de conversaciones que mantiene mentalmente con el legendario humorista nacido en el barrio de Pichincha.

"Nunca puse fotos mías en mi casa. La única que tengo es una que estoy con el Negro y con Beatriz Salomón. Cuando salgo de casa les toco la nariz para que me den mucha merd en mi día", dijo Adriana.