De uno o de otro, ¿cuál es la diferencia?
De uno o de otro, ¿cuál es la diferencia?

Nos demos cuenta o no, amamos la leche. La consumimos en forma de helado, yogurt, quesos y hasta hay valientes que la pueden tomar directo del sachet, sin siquiera ponerle un poquito de chocolatada.

Para concientizar sobre esta manía desmedida de ponerle a las comidas leche, PETA, la organización que lucha por los derechos de los animales, decidió experimentar con algunas personas... y los resultados fueron los esperados.

Solo hizo falta disfrazar de promotora a una chica que invitaba a probar una "nueva leche". Hasta ahí nada raro, sobre todo para las personas que tomaron esa muestra gratis, los cuales quedaron muy a gusto con la textura y el sabor del producto. 

¿Donde estaba la trampa? Habían tomado leche de perro, y lo que eran caras de satisfacción se transformaron en expresión de asco. Hasta algunos insultaron a la promotora. Es entendible, nadie se levanta a la mañana pensando en ordeñar al amigo más fiel para tomarse un café con leche. Y es justamente ahí donde radica el experimento: "Si pensar que estás tomando leche de perro te da asco ¿por qué tomar la leche de cualquier otro animal?”, se pregunta PETA.

Y rematan: “Los humanos son la única especie del planeta que toma leche de otro animal, y la leche de vaca no es más natural para nosotros que la leche de perro, de rata, o cualquiera otra.”

Mirá el video y elegí entre escandalizarte y asquearte, o buscar mas información sobre la industria láctea y los efectos en el cuerpo.