Al parecer los mosquitos no pican al azar. Según los científicos, son más inteligentes de lo que aparentan, ya que son capaces de reconocer por el olor diferentes cuerpos y eligen si picar o no a partir de la experiencia previa.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington y publicado este mes en el portal especializado Current Biology explica que el aprendizaje olfativo puede contribuir a las preferencias de mordedura de mosquitos de Aedes aegypti y los cambios en esa selección. 

 

El entrenamiento y las pruebas de los olores de los humanos y otras especies, demostraron que los mosquitos pueden aprender de manera aversiva, es decir a partir de malas experiencias, el aroma de humanos específicos y olores únicos. 

Los mosquitos pueden reconocer un "impulso mecánico agresivo", que es, exactamente, un golpe cerca de ellos que amenaza con matarlos. Y pueden, además, aprender el olor de ese atacante, para evitarlo después. Por ejemplo si un mosquito se acerca a una presa que lo ataca al sentir su proximidad, reconocerá el olor de la misma y la evitará, yendo en busca de una comida menos peligrosa. 

Así que un buen insecticida para estos invertebrados es ser agresivos con ellos, ya que por instinto evitarán picar a quien puede matarlos. Lógica pura, nivel mosquito.