En Italia, en un operativo conjunto entre las fuerzas de seguridad y personal sanitario, efectivos policiales lograron trasladar en tiempo récord un riñón para que sea apto de ser trasplantado. Para esto utilizaron un Lamborghini modelo Huracán, un vehículo utilizado habitualmente para patrullar la ciudad. 

El viaje de traslado fue desde Padua a Roma. A pesar de que las dos ciudades están separadas por 500 kilómetros, los policías consiguieron realizar el viaje en casi dos horas, cuando el tiempo habitual utilizado para realizar el recorrido es de cinco horas. 

Tras el traslado exitoso la policía publicó el vídeo del Lamborginhi después del “paseo”, en el que se ve el despliegue del operativo en donde además aclaran que si bien la potencia del coche suele esta desaprovechada la mayor parte del tiempo, es fundamental en estas circunstancias extremas, que justifican su presencia dentro de la flota policial.

Polizia di Stato on Twitter

 

Con una velocidad máxima de 325 kilómetros hora y una aceleración de 0 a 100 en 2.8 segundos, se trata de un vehículo increíblemente eficiente para estos recorridos a toda velocidad en donde además, por diferentes razones no es conveniente el uso de helicópteros. De hecho el vehículo posee un pequeño maletero adaptado como compartimento refrigerado para el transporte de órganos y la entrega de otros suministros médicos.