La estadounidense Stephanie Matto hizo fama ya no tanto como influencer sino por el singular negocio de envasar sus pedos en frasquitos y venderlos vía web. Y así llegó a ganar hasta 50 mil dólares por semana gracias a un mercado insospechado que estaba ahí, a la espera de consumir las flatulencias de esta ingeniosa rubia.   

El negocio marchaba viento en popa –sobre todo, viento– hasta que empezaron los problemas. Stephanie empezó a sentir fuertes dolores de estómago, al punto de decidir consultar a un médico. Le hicieron análisis, la examinaron y por fin encontraron la causa de los dolores de esta mujer de 31 años.

La empresaria intestinal tenía todo su abdomen inflamado por las ventosidades que luego pensaba expeler y envasar para continuar el negocio. Era, al fin de cuentas, su materia prima generada por el consumo de tres batidos proteicos y una sopa de porotos que hicieron lo suyo.

"Me aconsejaron que cambiara mi dieta y tomara un medicamento supresor de gases, lo que acabó efectivamente con mi negocio", explicó la neoyorquina según la agencia Jam Press.

Ahora que todo terminó, dice que donará algo del dinero obtenido a organizaciones que ayuden a personas con trastornos gástricos. Tal cual. "Creo que mi familia está aliviada, y sinceramente mi colon también", valoró.