Las cámaras de seguridad sirven para poder registrar cualquier movimiento extraño en la casa y tener registros si algún intruso se mete en nuestro hogar...incluso si es un oso.

O por lo menos para eso le sirvió a una persona en Estados Unidos. Matt Bete se tiró en una reposera frente a la pileta para aprovechar el sol y dormir una siestita, y mientras estaba dormido no se pudo percatar que un oso se habia metido en su patio.

Muy relajado el animal entra por un costado, se acerca a la pileta y toma un poco de agua frente al dueño de casa que dormía plácidamente. Hasta llegó a olerle los pies y fue recién cuando el oso le toca la pierna, que Matt se despierta y seguramente con una expresión de terror que la cámara no logra captar, asusta al oso y este comienza a alejarse.

Seguramente además de la cámara de seguridad, Matt va a tener que ir pensando alguna otra forma de controlar la entrada de huespedes inesperados a la casa.