Una empresa francesa de perfumes de lujo se ganó una demanda muy inusual de parte de uno de sus empleados. Frédéric Desnard, el demandante, llevó ante la justicia a la empresa para la cual trabajaba por haberle dado un trabajo muy aburrido y que no lo motivaba.

Desnard argumentó que pese a tener un puesto de importancia en la empresa, sus superiores le asignaron tareas que no tenían que ver con su rol en la empresa y que no significaban ninguna responsabilidad.

Esto lo motivó tan poco que lo llevó a padecer depresión. De hecho en el juicio fue utilizado el término "bore-out", que es un fenómeno de fatiga profesional causado por un trabajo demasiado aburrido (contrario a burn-out o ‘quemado’, cuando se le hace trabajar tanto que está al borde del colapso).

Frédéric cobrará una fortuna por "estar aburrido"Frédéric cobrará una fortuna por "estar aburrido"
Frédéric cobrará una fortuna por "estar aburrido"

El ahora ex-empleado habia pedido una licencia que lo tuvo siete meses sin trabajar, pero cuando volvió lo despidieron por "ausencia prolongada", y ahí Desnard demandó a "Interparfums". Sus abogados van a apelar el fallo para conseguir incrementar la cantidad compensatoria “en vista de los daños físicos y morales sufridos”, y lo calculan en 360.000 euros.

Este fallo es importante en el derecho laboral del país, ya que a partir de ahora las empresas francesas tendrán que asegurarse que sus trabajadores no se aburren en sus trabajos.