En la madrugada del 7 de septiembre de 1996 moría la cantante Gilda en un accidente automovilistico sobre la Ruta 12, en la provicina de Entre Rios. Pero lejos de terminarse su carrera musical, la tragedia le dio vida a un mito popular que hasta el día de hoy sigue vigente y transformó a la cantante en una especie de deidad que hacee milagros y cumple pedidos.

Había nacido en una familia tradicional de Devoto y tras la muerte de su padre debió hacerse cargo de la familia, se casó, tuvo dos hijos y repartía sus días entre las tareas hogareñas y su empleo de maestra en un jardín de infantes.

Y aunque en su momento algunos temas relacionado al día a día de las mujeres todavía no estaban en discusión , lo cierto es que su carrera bien podría servir como ejemplo de empoderamiento: a partir de un aviso clasificado que buscaba cantante para un grupo musical, comenzó a postergar los mandatos y poco a poco le empezó a dedicar cada vez mas tiempo a sus sueños de cantar.

Con temazos como "Fuiste", "No me arrepiento de este amor" o "Te cerraré la puerta en la cara", no solo logró llegar al cancionero popular y sonar en radios y bailantas, sino que también comenzó a cosechar una gran cantidad de fans, que luego de su muerte la convirtieron en una santa popular que hasta el día de hoy la llaman "Santa Gilda".

Desde Attaque77 hasta Natalia Oreiro han inmortalizado sus canciones, ya tuvo su película biográfica, Brenda Asnicar la interpretará en una serie y hasta en las movilizaciones feministas se pueden leer carteles con sus frases. Lo que claramente demuestra que a 30 años de su fallecimiento, la magia sigue intacta.