Tal y como llegó al mundo: sin nada de ropa. Así se mostró en las redes sociales la cantante Sia Furler, conocida mundialmente como Sia, que decidió fastidiarle el negocio a los paparazzis.

Resulta que los fotógrafos le habían robado unas instantáneas de una situación privada en la que ella aparecía completamente desnuda, y pretendían vender las imágenes a diferentes medios, e incluso a sus fans.

Para evitarlo, la artista australiana publicó la foto que le habían hecho llegar, acompañada del siguiente texto: “Aparentemente, alguien está tratando de vender fotos mías desnuda a mis fans. Ahorren su dinero, acá está gratis. ¡Todos los días es Navidad!”, tuiteó Sia.