“La vida era tan bella/Después nos confinaron a todos” canta Mick Jagger en Living in a Ghost Town, la canción inspirada en el aislamiento que ahora sirve de banda sonora para un video del Royal Ballet británico, en el que los artistas demuestran su destreza en un algunos lugares icónicos de Londres totalmente vacío. 

La coreografía del videoclip, titulado Ghost Light (Luz fantasmal) fue creado con fines benéficos, y ha sido diseñada por Joanna DeFelice y Melanie Hamrick (pareja de Jagger). 

El proyecto está destinado a recaudar fondos para Acting for Others, una red de ONG dedicada a ayudar a los trabajadores del teatro. Y dada las restricciones impuestas por las medidas de aislamiento, el videoclip fue dirigido "a distancia" por DeFelice y Hamrick, quienes contaron con las actuaciones de la solista del Royal Ballet, Meaghan Grace Hinkis, y otros colegas, como Yasmine Naghdi, Anna Rose O'Sullivan y Téo Dubreuil.

No es la primera vez que Hamrick usa las canciones de su novio para musicalizar espectáculos. El año pasado en el espectáculo “Porte Rouge” usó Sympathy for the Devil para que el ballet bailara.