En los últimos días Justin Bieber se volvió tendencia en las redes sociales a raíz de su nueva canción "Yummy" y el videoclip que lo acompaña. Y no es precisamente porque haya estrenado un temazo, sino porque parece que detrás de su melodía pegadiza y su colorido video, la canción no es tan inocente y esconde una denuncia a una red de pedofilia.

Todo empezó con un hilo publicado en Twitter, el cual recuerda el escándalo conocido como ‘‘Pizzagate’’, una teoría conspirativa que se volvió viral en el 2016 durante las elecciones presidenciales estadounidenses, y que señalaba a una secta de políticos dedicada a la pedofilia que operaba en una pizzería de Washington.

¿Cómo se une todo esto a Justin Bieber? La especulación entre los internautas comenzó cuando el cantante canadiense arrobó a Donald Trump para pedirle que "liberará a los niños enjaulados" y un tiempo después, las imágenes con las que Justin decidió promocionar Yummy: fotos de bebés y pizza, lo cual lo vuelve extraño porque "Yummy" en inglés hace referencia a algo sabroso. 

El video comienza con un hombre caracterizado como John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton y uno de los principales involucrados en el escándalo Pizzagate. A medida que el video transcurre aparecen personajes que estarían representando a Hillary Clinton y Antonio L.A Reid, un magnate de la industria de la música que por muchos años fue cercano a Bieber y que tiempo después fue acusado de acoso sexual por varias mujeres.

Pero para los escépticos, todavía hay más indicios: en el video una orquesta de niños tocan para un banquete lleno de adultos de alta sociedad que finalmente se comen una torta con la cara de Justin cuando era un niño. A continuación, el video de la discordia para que cada uno saque sus propias conclusiones. ¿Se viene un nuevo escándalo?