Este fin de semana fue el del escándalo en Hollywood, después de la petición de divorcio y la denuncia de maltrato que realizó Amber Heard contra su esposo desde febrero de 2015, nada más y nada menos que el actor Johnny Depp.

Tras las graves acusaciones de la también actriz, que asegura haber sufrido violencia verbal y física durante su relación, y culpa al abuso de drogas y alcohol por parte del actor, la rubia solicitó una orden de alejamiento. Además presentó imágenes probatorias de la supuesta agresión.

Aunque el actor, que se encuentra realizando la promo de su última película, Alicia a través del espejo, no realizó ninguna declaración al respecto, sí envió un comunicado a través de su representante acerca de la petición de divorcio.

“Dada la brevedad del matrimonio y la trágica pérdida de su madre hace solo unos días, Johnny no responderá a ninguna de las historias malintencionadas, a los rumores y a las mentiras que se han venido publicando sobre su vida personal. Lo único que espera es que la disolución de tan breve matrimonio se lleve a cabo cuanto antes”, reza el texto.

Las que sí se manifestaron al respecto fueron su ex mujer, la cantante Vanessa Paradis, y su hija. La primera lo hizo enviando a un conocido portal estadounidense una carta escrita de su puño y letra.

“Yo creo con todo mi corazón que las recientes acusaciones que se han hecho son exageradas. Durante todos los años que he conocido a Johnny [Depp], él nunca ha sido físicamente violento conmigo. Nada de lo que se dice tiene que ver con el hombre con el que viví durante 14 años maravillosos”, dice la misiva en la que define al padre de sus hijos como un hombre “sensible, amoroso y amado”.

Por su parte, Lily-Rose Depp, de 17 años, recurrió a las redes sociales para defender a su progenitor. Con una tierna imagen de su infancia junto al actor, la joven escribió unas lindas palabras.