Trapitos al sol. Pasaron cuarenta años pero el chisme no vence. Es que se trata de un romance furtivo de dos grandes estrellas de Hollywood durante el rodaje de unas de las películas más emblemáticas y exitosas de la historia del cine. ¿De quiénes se trata? De Harrison Ford y Carrie Fisher, durante la filmación de Star Wars. 

"Fue muy intenso. Éramos Han y Leia durante la semana, y Carrie y Harrison durante el fin de semana". De esa manera, simple y tajante, la actriz que encarnó a la princesa Leia confirmó que hubo más que camaradería en el set de la primera peli de la saga, allá por 1976.

Tirón de orejas para Harrison. Es que, en ese entonces, Ford estaba casado con su primera esposa, Mary Marquardt, de quien se divorció en 1979. Él tenía 33. Fisher apenas 19. La relación duró unos tres meses.  

Amor en la gran pantalla, romance en la vida real.
Amor en la gran pantalla, romance en la vida real.

Después de 40 años, Fisher decidió hablar sobre el tema. No, no hay chances de que esa pareja vuelva a quererse. Es más una estrategia de marketing. Los detalles, para los curiosos, se encuentran en su autobiografía The Princess Diarist, que lanzará el 22 de noviembre.