Se sabe, Wanda Nara no repara en el qué dirán, y resuelve todo a golpes de chequera. La empresaria y su marido, Mauro Icardi, se instalaron en París con sus 5 hijos, para que él se integre al Paris Saint Germain, su actual equipo. 

Y con más de seis millones de seguidores en Instagram, la red social no fue indiferente ante un posteo en el que revela el último regalo que le hizo a sus hijas: un pony, sí, uno de esos caballos que por su raza no llegan a medir más de 1,50 metro de alto.

Ese fue el singular obsequio de Wanda para Valentino, Constantino y Benedicto (sus hijos con Maxi López) y para Francesca e Isabella (sus hijas con Icardi). "Hay despertares que nunca se olvidan. Como hoy, que Francésca encontró en su casa al caballo de sus sueños. Bienvenido Indio", escribió la manager del futbolista y marido, con la imagen de la nena al encontrarse con el pony.