Burger King, una de las cadenas más grandes de comida rápida, estaba dispuesta a dejar de lado la competencia con su histórica rival McDonald's. Y hacer algo juntas, “por la paz del mundo”. Pero no pudo ser. Así como para pelear se necesitan dos, para dejar de hacerlo también. Y lo que era una iniciativa para la paz terminó en cualquiera.

El tema es así: el 21 de septiembre se festeja el Día Internacional de la Paz. Burguer King propuso realizar conjuntamente una hamburguesa con Mc Donalds a la que nombró como McWhopper, que sería una mezcla de las hamburguesas más conocidas de las dos marcas: el Big Mac y el Whopper. Se vendería durante esa jornada en ambas cadenas, en la ciudad de Atlanta (Georgia, EEUU), que es la localidad que se encuentra a medio camino entre las sedes de ambas compañías. La recaudación iría para Peace one day, una organización que promueve la paz mundial.

Todo muy lindo y muy bien pensado pero McDonald’s dijo no. Steve Easterbrook, el delegado de  McDonald’s, rechazó la propuesta a través de un comunicado, y no conforme con este instó a Burger King a "hacer algo más grande para causar un impacto positivo". Además aclaró que entre las compañías no existe una guerra, sino una "competencia empresarial amistosa".