El correr de los años hizo aún más grande a la música de Astor Piazzola, y fueron sus convicciones las que llevaron a que su obra tenga una actualidad y vigencia ineludible. Este jueves habría cumplido este cien años (nació en Mar del Plata el 11 de marzo de 1921). Destacable fue su apuesta artística que rompió barreras y abrió el tango a nuevos sonidos como el jazz y la música clásica. La música era para él algo serio, un trabajo, donde más allá del talento, está puesto el esfuerzo de muchos años.   

Amelita Baltar, con quien estuvo en pareja a fines de los '60 y comienzos de los '70,  y se hizo un lugar en el tango como una de las referencias del universo estético creado por el bandoneonista junto al poeta Horacio Ferrer, dialogó con Sí 98.9. La cantante que en septiembre cumplió 80 años y lo celebró con un video en sus redes, fue la elegida del músico para dar vida a la operita “María de Buenos Aires” (1968), y trabajó junto a él a lo largo de siete años, además de ser la primer interprete en entonar la popular "Balada para un loco" (1969).

La nota completa aquí:

08 - 03 - 2021 Amelita Baltar en #PoneleQueSi by Sí 989

 

En el estreno de "Balada para un loco" en 1969, durante el Festival Iberoamericano de la Canción en el Luna Park, Amelita recibió insultos e improperios por parte del público. Ella contó en Ponele que sí que los chiflidos eran para Piazzolla y que ella sólo fue el medio que interpretó la canción. Ya en el ingreso, personas afines con el Partido Comunista repartieron panfletos donde la leyenda decía que había que chiflar a Piazzolla, y eso fue lo que sucedió.

“Convirtieron esa popular en una barra brava, se acordaron de mi madre y de todos”, recuerda, aunque dice que no escuchada mucho los insultos por que la orquesta los tapaba. Y contó cómo el guitarrista Cacho Tirao esquivaba las monedas y otros pequeños objetos contundentes que volaban desde las butacas. Amelita lamenta este momento, porque entre los integrantes del jurado estaba la renombrada compositora y cantante peruana Chabuca Granda y el brasileño, poeta, Vinicius de Moraes.

En las jornadas de eliminación la disputa en el rubro “tango” quedó circunscripta a “Balada para un loco”  “Hasta el último tren”, de Julio Ahumada y Julio Camilloni  interpretado por Jorge Sobral; el jurado internacional se había definido en favor de la pieza de Piazzolla-Ferrer por 12 votos a ocho.

En el Luna se rumoreaba por entonces que un sello discográfico había hecho prevalecer la decisión de un “jurado” de oscuro origen y había otorgado el premio a la otra canción. “Pusieron minas para que lo votaran a Sobral”, narra Amelita en cuanto a un jurado de aficionados que se armó en el mismo momento con gente del público. Estos sufragios fueron siete más que lograron superar a los 12 de había obtenido la canción de Piazzolla y Ferrer ampliamente ganadora con los votos del jurado internacional.

Como si fuese un castigo, dice Amelita, el tema cantado por Sobral sólo vendió 6mil discos en toda su historia contra el éxito ineludible e inoxidable de “Balada para un loco” se convirtió en un éxito, incluso el director de Columbia, la compañía por la cual se grabó ese disco simple, felicitó a Amalita y Piazzolla por vender en pocos días más de 2mil placas. 

“Me parece maravilloso que se conmemore a la mujer. Lo que no me parece bien es que se festeje, porque más que para festejar es para enaltecernos y sentirnos firmes y peleadoras en el buen sentido. No es para tomar copas o salir, quienes lo hagan están festejando que se murieron un montón de mujeres quemadas”, manifiesta en una fecha tan especial como el 8M

La cantante sostiene también que no ve un cambio fuerte en la sociedad y más precisamente en el tango. Más allá que “muchas mujeres se dedican a cantar tangos, y eso es bueno”, asegura que este género es machista, y las mujeres deben ponerse firmes, en el tema de la paridad. “Si trabajan en una empresa les paguen lo mismo que a los hombres que ocupan cargos similares, equidad en cosas de todos los días, porque todos los femicidios es porque el hombre siempre quiso ser superior, desde chiquitos, por ejemplo se le dice que los hombres no lloran”, exterioriza.