Este lunes de 10 a 16 en la plaza Pringles (Córdoba y Presidente Roca), se realizará la feria de la caña con ruda, con su correspondiente ritual. Habrá venta de caña con ruda, productos panificados, artesanías y comidas originarias.

A las 11 tendrá lugar el ritual de la Pachamama, fecha de renovación de la tierra para un nuevo cultivo. Esta actividad representa reciprocidad de energías entre la tierra el hombre y el cosmos. No debe faltar el alimento, la chicha, caña de ruda y la sagrada hoja de coca milenaria, para compartir con la tierra.

Sobre la actividad, Carlos Miño, integrante del Consejo de Coordinación y Participación de Políticas Públicas Indígenas, expresó: "La celebración de este año tiene particular importancia por los daños en las islas con los incendios. Esta fecha nos permite tomar conciencia del cuidado imprescindible que la Pachamama necesita".

Y agregó: "Con la cosmovisión de los pueblos originarios y sus saberes ancestrales se replica esta histórica ceremonia de agradecimiento y reciprocidad a la Madre Tierra para lograr la armonía con la naturaleza".

Celebraciones ancestrales

El rito de beber caña con ruda tiene su origen en la cultura guaraní. Era y es practicado por los pueblos provenientes de las provincias de Corrientes y Chaco, pero también por los pueblos andinos. Se toma esta bebida para combatir males y enfermedades que podrían llegar con el frío del mes de agosto.

Ceremonia de la Pachamama

El primero de agosto es una fecha muy importante en la cosmovisión de los pueblos indígenas. La madre tierra es venerada por ser generadora de la vida, símbolo de fecundidad por su capacidad de multiplicar las semillas, engendrar plantas, animales, alimentos, y otros medios de subsistencia para los que habitamos los territorios de la Pachamama.

Una vez al año se debe festejar, devolver lo que ella nos da, es ofrendar, agradecer a la madre tierra. Es una filosofía de reciprocidad, para vivir en armonía y equilibrio que se refleja en el Inti Raymi agradeciendo al sol y a la Pachamama.

Relacionada con el cielo agrario donde ya descansó la tierra y comienza la siembra y cosecha, donde el sol fertilizará con sus energías a esas semillas en la Tierra o Pachamama, dando así un nuevo año de esperanzas.