En un reducido espacio despolitizado de toda visibilidad y legislación yace la Fémina. Despojada de todo derecho a ejercer su naturaleza en pos de su supervivencia. No visualizada como sujeto, oculta, omitida. En cada rincón del mundo cada día está ella, víctima de la invisibilidad y la violencia, que termina en femicidio. Esta película polifónica en sus recursos estéticos con danza, poesía y actuación, es una invitación a pensar a las mujeres en su feminidad y detectar la primera célula de la violencia, que no es el homo sino el sistema que adoctrina y aniquila.

“Homo fémina” es el nombre de este hilo conductor de siete cortometrajes, que fue concebido en pandemia durante el encierro, en esas circunstancias que se hicieron sentir en la producción artística con este cerco en la posibilidad de crear, y que tiene proyecciones confirmadas en Finlandia, Philadelphia (Estados Unidos) y en Auroville (India). Un audiovisual performático que se podrá ver este sábado 18 de junio a las 20.30 en el Teatro Saulo Benavente de La Vigil, Alem 3086. Precio de la entrada 500 pesos, a la venta en el teatro y en el Cuba Ballet en Maipú 1490.

Marlen Puello y Magalí Baratini dieron un salto a ese cercenamiento pudiendo contar historias de lo que sucedía con historias cotidianas en ese encierro que las estadísticas mostraron, los hechos de violencia doméstica en muchos lugares del mundo, y uno cada 33 horas en Argentina.

Una de las autoras de la escritora y actriz de esta obra es la escritora Patricia Cuaranta, quien recordó en diálogo con Rosarioplus.com que “la idea era desde el arte apostar a la reflexión, con una contribución como herramienta pedagógica para encontrar otro modo de estar en el mundo y terminar con la violencia”.

La historia se inspiró en la historia de vida de la artista Ana Mendieta, quien murió en Nueva York producto de la violencia de género, y cuyo caso no tuvo justicia. En torno a esto, Cuaranta precisó: “A medida que fue creciendo el proceso creativo, el personaje de Ana Mendieta surge como inspiración, desde el tipo de obra que ella produjo en su vida, y su relación con la circunstancia de ser una migrante cubana que creció en otro país y lo que implica vivir en un lugar que no es el propio. Ella surge como fuente de inspiración y homenaje a los silenciados al producir su obra y no poder mostrarla, y a los que como Mendieta terminó de manera violenta, aun desde el interrogante de si fue empujada por su esposo o si ella se suicidó producto de la violencia en la que vivió”.

Es el sentido de toda producción artística generar preguntas, encontrar respuestas en las diferentes historias. Y en Homo fémina, es a través de un audiovisual performático atravesado por un poema, en una multiplicidad de géneros, por “la libertad expresiva de que no haya posición esquemática de los géneros”.

La propuesta tiene diferentes encuadres de cortometrajes. Cada uno con una idea de lo que puede suceder por lo que se dice, lo que se oculta, la violencia expresada de manera taxativa. “Pero la violencia que la historia de la humanidad propone, cuando decimos homo fémina implicamos el homo como un igual, sea como el homo sapiens sapiens o homo erectus, mientras la fémina parece no visibilizada como sujeto de derecho en mismas condiciones en una sociedad que divide, destruye, invisibiliza, y por otro lado se cae en una trampa fundamentalista”, explicó Cuaranta.

Bajo estas ideas, desde la obra se buscó “que el arte sea una herramienta de dialogo, y ahí los limites se desdibujan. Es una polifonía de herramientas de distintas perspectivas del arte para pensar un tema complejo no clausurado y que necesita ser reflexionado”.

El desafío es la multiplicidad de miradas diferentes: “Lo audiovisual, lo poético, lo performático y la danza con el cuerpo como instrumento, el uso de la voz y el silencio, un proyector que observa siempre como un gran ojo que mira, son estrategias que nos damos para que cada espectador piense la violencia, y encuentre respuestas internas y colectivas, para llegar a un categórico ‘no a la violencia’ en los vínculos humanos”, finalizó la escritora Cuaranta.

Ficha técnica

Intérprete y co creadora: Magalí Baratini

Dirección general y co creación: Marlén Puello

Intervención poética: Patricia Cuaranta

Asistencia de dirección: Carolina Capriati

Audiovisual realización: Jeremías Vizcaino

Asistencia escénica: Melisa Buchelli

Sonido: Adrián Suriano

Traducciones: Evelyn D’Angelo  - Analía Yacuzzi

Gráfica: Mono Estudio