Como un pilar fundamental de la cultura del siglo XX, un hombre irrumpe el tiempo de estas tierras y desde hace casi 100 años pinta la historia de su paisaje de una manera única, muy suya y para todo el mundo: Ramón Gumersindo Cidade, Ramón Ayala, El Mensú, es la historia viva de la cultura litoraleña con sus pinturas, sus canciones y sus palabras, creador de gran parte del cancionero popular argentino.

Tierra, lecho, cuna de canoas, Garupá es el nombre del lugar donde nació Ramón Ayala, el reconocido cantautor de la música popular litoraleña. Desde éste otro litoral, un grupo de artistas de la música popular se reúne a invocarlo, y sonarán chamame, galopa, rasguido doble, aire de guarania y gualambao; este último estilo le pertenece al mismísimo Ramón Ayala.

Son tres jóvenes talentosos decidieron interpretar sus canciones en una noche única que retoma el nombre de su Garupá natal: Homero Chiavarino, Julián Venegas y Joel Tortul celebran a Ayala el viernes 13 de mayo a las 21 en la flamante Sala Lavarden, de Mendoza y Sarmiento, con un repertorio de piezas musicales del maestro Mensú, reversionado en formato de trío con parte de su cancionero, recorriendo su obra desde la más temprana hasta la actualidad.

Homero Chiavarino es músico, acordeonista y compositor santafesino. Comenzó su carrera en Paso de los Libres y radicado en Rosario desde 2003, forma parte de la escena local de la música popular. En el 2020 editó su primer disco “Kuarahy”, Sol en guaraní. Julián Venegas nació en Rosario, es músico argentino: cantor, intérprete y compositor, y sus discos más recientes son “Río Arriba” en vivo, “Choques” y “De barcos y derivas”, y se encuentra preparando un nuevo material pronto a salir. Joel Tortul es pianista, arreglador y compositor. Nacido en la localidad de Fuentes, recientemente editó “Sentido” junto al violinista Pablo Farhat y anteriormente en formato cuarteto había editado “Santiago de cuba”.

Del Instagram de lacancionquiere

Homero y Julián adelantaron un poco sobre este show, donde el primero fue consultado sobre sus raíces correntinas, más cercanas a la geografía de Ayala: “Se puede decir que soy el que trae las raíces de la música del litoral por haberme criado en Paso de los Libres, donde late fuertemente el chamamé y la figura de Ramón como un eslabón fundamental uniendo varias generaciones, pero también creo que la obra de Ayala ha derribado los límites regionales y se ha convertido en materia nacional desde hace ya más de 30 años. Entonces hasta pensaría que ya no le pertenece solo a una región del nordeste, sino que su poesía es tan universal que hoy podemos tener el mismo sentido de pertenencia de su obra que cualquier persona en algún punto del país y de países vecinos.

Por su parte el cantautor rosarino Julián Venegas recordó en qué aportó el estilo de Ayala a su estilo musical tan de acá y tan única: “Creo que la trascendencia de Ramón tiene que ver con transmitir una sensibilidad que va  más allá de su origen y su tiempo: habla de su tierra, pero embellece a la tierra entera. En las mezquindades y pretensiones que me nublan a la hora de hacer, Ramón es un salvataje que me aporta una referencia simple y profunda. Más allá de los recursos concretos, me interesa su búsqueda de una fibra humana de amplio espectro y confín, transmitida con palabras, vivencias y ambientes propios. Decir que Ramón aportó a un estilo personal sería muy pretencioso, porque me siento lejos del maestro. Más bien lo siento como una influencia emocional amable.

—¿Cómo surgió la idea de unir los tres estilos con Julián y Tortul para celebrar a Ayala?

Homero: —Con Julián y Joel quisimos reunirnos musicalmente en algún escenario, y el punto que nos encuentra a los tres es Ramón. Se barajaron algunas opciones, pero la de Ayala siempre fue la más potente. En un posible repertorio aparecían muchas de sus obras y los tres teníamos grabadas canciones de su autoría, cada uno con su impronta venimos militando desde nuestros lugares a Ayala, y cuando su nombre aparece como disparador, no hubo dudas de que ahí coincidíamos y nos encontrábamos, en un artista necesario, fundamental y urgente.

Julián: —Veníamos amagando desde el año pasado con hacer juntos un repertorio de música popular. Y después de encontrarnos accidentalmente en un concierto de tango y milonga al aire libre, repensamos qué hacer y nos cayó el rayo de Ramón. Nos gusta mucho a los tres, y ese gusto es el eje alrededor del cual ordenamos nuestras distintas tendencias: Joel al Tango, Homero a la música del Litoral (y por ende el más idóneo de los tres), y yo a la canción urbana de límites borrosos.