Fue un partido intenso repleto de incidencias. En La Bombonera, Rosario Central y Boca protagonizaron uno de los encuentros más picantes del último tiempo y el protagonista fue Teo Gutiérrez, a quien le alcanzó un puñado de minutos para revolucionar el encuentro. El colombiano hizo un gol, fue expulsado y consigo se llevó a un rival. El 1 a 1 final terminó siendo justo.

Minuto a minuto

El partido tuvo un arranque a todo ritmo en el que se notaron las "buenas intenciones" de ambos equipos. Cada vez que le fue posible Rosario Central intentó presionar la salida del rival y lo propio hizo Boca en otras ocasiones. Desde el comienzo hubo poco tiempo para todos y el que lo pagó fue Dylan Gissi.

El defensor Canaya no supo que hacer cuando Benedetto lo apuró een la salida y perdió la pelota ante el 9 de Boca, que luego, ante la salida de Sosa, definió con una exquisitez.

La respuesta llegó pronto. A los 17, apareció el jugador sobre el cual estaban puestas todas las miradas. Teo Gutiérrez recibió un pase perfecto de Lo Celso y definió de primera para gritar el 1 a 1. En el festejo, el colombiano provocó a todo Boca al hacer alusión a su simpatía por River.

Segundos después del tanto, los futbolistas de Boca increparon al delantero colombiano que tampoco se quedó callado. Todo entró en zona caliente y el árbitro decidió cortar la historia con una tarjeta roja por lado: fueron expulsados Teo y Centurión.

El partido ya estaba abierto con 22 protagonistas y las dos expulsiones propinaron más espacios para el juego. Cuando promediaba la primera mitad Tevez estuvo a punto de marcar un golazo pero el travesaño salvó a Central.

 El juego no daba tregua y el Canalla también fue por más. Todo el banco de los suplentes, con Coudet a la cabeza, saltó a reclamar un penal contra Ferrari que Dario Herrera no sancionó.

Boca aprovechó mejor los espacios y estuvo a punto de encontrar la diferencia en varias ocasiones. El principal aliado de Central fue casi siempre el travesaño, que en tres ocasiones le negó el gol al xeneize.

En el segundo tiempo los equipos bajaron un cambio aunque no renunciaron a su objetivo de marcar la diferencia. La tenencia fue más repartida y hubo menos situaciones de gol. Incluso algunos intérpretes parecieron sentir el desgaste. 

Tuvieron que pasar 33 minutos para que Central se encuentre con una chance clara. La posibilidad llegó por un error en la defensa de Boca que estuvo a punto de aprovechar Camacho. La pelota, con lo justo, fue tapada por Sara.

Con el tiempo reglamentario ya cumplido Central tuvo un el tiro del final de pelota parada y todo derivó en otra polémica. Tras una mala ejecución de Martínez la pelota quedó suelta dentro del área y cuando los atacantes canallas se aprestaban a definir los jueces del partido sancionaron posición adelantada. 

Así murió el partido, con reclamos de los dos costados para el árbitro Herrera. Más allá de las polémicas. el 1 a 1 final le quedó bien a un partido que tuvo a dos equipos ambiciosos que permanentemente buscaron el gol, sobre todo en el primer tiempo. El empate deja a Central lejos de los primeros puestos. A Boca la igualdad en casa le cae peor, sobre todo por la victoria del líder Estudiantes.