Emiliano Vecchio volvió a entrenarse con el plantel de Rosario Central después de haber sugerido un paso al costado luego de escuchar varias críticas por errar un penal frente a Boca cuando el marcador estaba igualado 0 a 0. Eso provocó que al término del juego posteara la frase: "Hay que saber decir adiós".

Las conjeturas cayeron inmediatamente con efecto cascada pero el jugador no volvió a pronunciarse y este lunes se entrenó normalmente con sus compañeros antes de tener la tarde libre. El volante se reunió con el director técnico, Cristian González, con quien mantuvo una extensa charla.

Este entrenamiento pareció despejar algunos temores de los hinchas y dirigentes centralistas respecto de una medida intempestiva de Vecchio, su experimentado conductor futbolístico. Vecchio confió a sus allegados que el domingo, cuando volvía en el colectivo con el plantel del partido en Liniers, se enojó mucho con los mensajes de algunos hinchas, que lo cuestionaron en las redes sociales por haber errado el penal contra Boca y reaccionó con la publicación de esa frase con una imagen suya. "Fue un momento de calentura", explicó esta noche alguien cercano al enganche "canalla".

Y el que trató de profundizar esa impresión que todo había sido solamente un momento de decepción fue el vicepresidente centralista, Ricardo Carloni, que en diálogo con la emisora rosarina Radio 2 de Rosario sostuvo que le envió "un mensaje a Vecchio, porque él sabe que tiene el apoyo de toda la comisión directiva y el cuerpo técnico. Su bronca pasa por el sentido de pertenencia que tiene con Central", estimó.