El DT de Newell's Old Boys, Diego Osella, y el entrenador de Colón, Paolo Montero, tuvieron un fuerte cruce en el túnel del vestuario visitante tras la victoria de la lepra por dos a uno en Santa Fe.

"Todavía sostengo los códigos", comentó el técnico rojinegro tras ser consultado por la pelea que protagonizó junto al uruguayo. "No quiero hacer polémica ni meterme en cosas que desvíen el triunfo nuestro y el análisis del partido. Lo que pasa en camarines (vestuario) queda en camarines. Cada uno es responsable de los que hace", agregó.

Al finalizar el encuentro entre la lepra y el sabalero, el DT rojinegro se retiró de la cancha y al ingresar al túnel fue sorprendido por el técnico y ayudante de campo local. Según afirmaron algunos periodistas santafesinos, los entrenadores tuvieron un fuerte cruce de palabras que terminó con agresiones físicas. Los colaboradores de ambos cuerpos técnicos fueron los encargados de separar a los adversarios.

Osella y Montero ya habían tenido un intercambio de insultos durante el partido, pero la situación no había pasado a mayores. 

Por su parte, el entrenador uruguayo no quiso dar explicaciones ante la prensa y prefirió no hablar tras la derrota ante el club del Parque Independencia.