La "nueva" Argentina "con" Lionel Messi y no "de" Messi, dirigida por Lionel Scaloni, debutó con una victoria por 1 a 0 sobre Ecuador, en una cancha de Boca Juniors sin público por la pandemia de coronavirus, justamente con un gol de tiro penal del capitán albiceleste, en las eliminatorias mundialistas sudamericanas que desembocarán dentro de poco más de dos años en Qatar 2022.

El maridaje entre buen fútbol y triunfo no se pudo elaborar. Aquella Argentina "Messidependiente" se transformó en una Argentina "independiente" de su capitán, aunque inevitablemente complaciente con su nuevo rol de conductor. El gol fue de penal luego de una absurda infracción de un ecuatoriano a Lucas Ocampo.

 

Selección Argentina 🇦🇷 on Twitter

 

Arrancar el partido con siete de los nueve titulares debutando en eliminatorias, solamente con Messi y Nicolás Otamendi como sobrevivientes de la "vieja guardia" y fundamentalmente con el "viejo" capitán en su "nuevo" rol, más complementario que hegemónico, hacen valer más esta apretada victoria, y la sostienen para lo que vendrá.

Y eso que vendrá es Bolivia, en la altura de los 3.650 metros de La Paz, el próximo martes 13, y cábalas al margen, que lo conseguido esta noche se revalide en el Hernando Siles, será fundamental para que el largo camino para estar en noviembre de 2022 en Qatar empiece a ser menos árido que la última vez.