River Plate, defensor del título de la Copa Libertadores de América, empató con Cruzeiro, de Brasil por 0-0, como local, tras un penal fallado de Matías Suárez en la última jugada y deberá definir la clasificación a los cuartos de final la próxima semana en Belo Horizonte como en la edición 2015.

En el último lance del partido, el cordobés pateó el penal por arriba del travesaño y privó de la victoria al equipo de Marcelo Gallardo, quien sigue sin poder ganar en casa ante un rival brasileño.

El partido de ida de los octavos se jugó en un colmado estadio Monumental y contó con el arbitraje del chileno Julio Bascuñán, quien a instancia del VAR cobró un penal en la última jugada del partido.

La revancha será el martes 30 en el estadio Mineirao de Belo Horizonte y el ganador se cruzará en cuartos de final con San Lorenzo o Cerro Porteño, de Paraguay.