Racing Club quedó eliminado de la Copa Sudamericana en primera fase a manos de Corinthians, de Brasil, cuando en Avellaneda volvió a empatar 1 a 1 como en la ida en San Pablo, por lo que fueron a la definición por tiros penales y allí el "Timao" se impuso por 5 a 4 con dos de ellos atajados por su experimentado arquero Cassio.