El árbitro del partido entre Boca y Atlético Tucumán, Fernando Espinoza, quedó en el ojo de la polémica tras no sancionar un penal a favor del líder del torneo y hacer bromas con los jugadores xeneizes al final de encuentro.

El primer escándalo del domingo tuvo lugar en el segundo minuto de descuento del complemento, cuando el defensor Carlos Zambrano golpea con su codo derecho al juvenil Ignacio Maestro Puch. Según el árbitro, el zaguero de Boca "le apoya el brazo" al atacante tucumano.

Tweet de ¿Por qué es tendencia?

"Estoy convencido que no fue penal, porque el VAR me avisa si es algo grave y yo hablé con ellos y no lo hicieron", apuntó árbitro. A cargo del Var en este partido estyuvo el polémico y cuestionado Jorge Baliño. "Si me tengo que guiar por la foto que me mostraron de esa jugada es penal, roja y va preso Zambrano, pero no había movimiento como para juzgarlo", resaltó.

La polémica jugada provocó una catarata de reclamos por parte de los furbolistas del Decano, que se extendió hasta el final del partido.

Mientras los indignados jugadores de Atlético Tucumán se retiraban de la cancha, Espinoza saludó al colombiano Frank Fabra, y lanzó un chiste sobre el resultado del encuentro. "Los paramos", parece decir el árbitro, cuando despide al lateral izquierdo xeneiza.

El diálogo fue capturado por la transmisión televisiva y se convirtió en viral en las redes sociales.

Tweet de ESPN Fútbol Argentina