Paulo Dybala, delantero del Juventus, pidió perdón por participar este miércoles por la noche junto a sus compañeros, el brasileño Arthur Melo y el estadounidense Weston McKennie, en una fiesta nocturna prohibida por las reglas anticoronavirus italianas.

"Sé que en un momento tan difícil en el mundo por el Covid-19 sería mejor no equivocarse, pero me equivoqué quedándome a cenar fuera. No era una fiesta, pero me equivoqué igualmente y pido perdón", escribió Dybala en su cuenta de Instagram.

La cena, que según los medios italianos fue una fiesta nocturna, fue organizada en casa de McKennie en un cerro en las cercanías de Turín y tuvo entre diez y veinte invitados, incluidos Dybala, Arthur y sus respectivas familias.

Los carabineros, probablemente avisados por los vecinos, acudieron a la casa de McKennie y multaron a las personas presentes.

La cena fue organizada cuando faltan menos de tres días para el importante derbi contra el Torino del próximo sábado, una cita en la que el Juventus tiene prohibido fallar tras una temporada hasta este momento muy negativa.

(EFE)